Prostitución legal o ilegal noticias feministas

prostitución legal o ilegal noticias feministas

Cuando se habla de las causas de la prostitución, se enumeran las razones económicas o sociales que llevan a prostituirse a las mujeres; pero no se mencionan las causas o razones que llevan a los clientes a buscar la prostitución. La prostitución es una de las actividades mejor remuneradas para las mujeres, debido a que cuando ocurre en contextos donde no hay explotación permite libertad de horarios y determinar el salario recibido. Entre los años sesenta y ochenta, grupos feministas intentaron reivindicar la lucha de las prostitutas por sus derechos humanos y laborales.

En , por ejemplo, apareció el B. Las infringen de diferentes maneras, pero todas las infringen. Sus actitudes hacia ellas mismas y otras personas, la orientación de sus metas, sus estilos personales, sus apariencias y la manera de manejar sus cuerpos, todo encrespa y hace sentir intranquilas a las personas. Las primeras organizaciones de prostitutas con una orientación feminista surgieron en Estados Unidos a principios de los años setenta.

En , la Organización Nacional por las Mujeres vota por l a despenalización de la prostitución en Norteamérica. Mientras tanto, en Europa, las trabajadoras sexuales se organizan y exigen seguridad en su labor. Sin embargo, pronto algunas feministas marcaron distancia respecto de un feminismo conservador y desarrollaron la idea de que la libertad sexual es componente fundamental de la liberación femenina.

A esta corriente se le llamó feminismo prosexo. Cuando dejaron de darse por sentadas tanto las preferencias como las identidades sexuales de las mujeres, se impulsó la autodeterminación sexual de cada una. Con este avance en la lucha contra las violencias simbólicas y con el uso de las nuevas tecnologías, la prostitución puede seguir otros caminos. Muestra de ello es el trabajo de Natalia Ferrari , trabajadora sexual radicada en Barcelona que administra su labor y la ejerce de la forma en que mejor le place.

No solo por las experiencias que he tenido con mis clientes, también por el empoderamiento que he obtenido como mujer. En una sociedad que prefiere a las mujeres sumisas, ser puta es un orgullo. Tampoco nos escandaliza que la explotación sexual dentro de los prostíbulos sea tan difícil de demostrar y que a diferencia de otras explotaciones laborales, caiga solo sobre la víctima el peso de la denuncia.

El caso de La Manada de los Sanfermines causó un inmenso revuelo social, pero: Y para eso, primero tendremos que sacar a la prostitución del lugar de la excepción patriarcal. Tal vez así podremos empatizar con las miles de víctimas invisibles en España que no tienen la oportunidad de contar su experiencia dentro de los campos de concentración como ha podido hacerlo Amelia Tiganus en Salvados.

Tal vez así podamos arrinconar al sistema prostitucional para que de una vez por todas comience su fin. El camino es largo. Pero, aquí y ahora, bien vale la pena que el movimiento feminista tenga en su agenda política ese objetivo. No sé cómo posicionarme en este debate. Lo he hablado con amigas, alguna muy cercana al problema, pero no he conseguido aclararme a este respecto conmigo mismo.

Porque muchas de las situaciones lamentables que denuncia con una regulación real serían evitables. Ridículamente moralista y probadamente falso. La regulación de esta actividad y la protección de quienes la ejercen -como opción libremente escogida- contra mafias y proxenetas es la mejor manera de evitar que millones de mujeres y otros tantos hombres caigan sin remedio en la marginalidad, la explotación y la violencia.

Deben estar encantadas de hacerlo y contribuir con ello de manera directa a esa industria que trafica con mujeres por todo el mundo para consumo masculino: El caso es que lo mismo me da que me da lo mismo que los argumentos vengan de ellos o de ellas cuando se trata de regular la prostitución; esos argumentos son fruto del machismo que hay en la mente de quien los defiende, sean hombres o sean mujeres, y el resultado de esa defensa se traduce en lo que bien expones en tu artículo.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Para aceptar su uso pulse en el botón "Aceptar cookies". Europa contra sí misma.

Migrantes y refugiados, un naufragio moral. Nosotras cambiamos la historia. No disparen al carnaval. Bonifacio de la Cuadra. Rubén Juste de Ancos. La boca del logo.

Pero el movimiento feminista cumple un papel clave en desenmascarar a la industria del sexo y el proxenetismo. Históricamente, el movimiento feminista ha sabido deconstruir al patriarcado, ha sabido resistirlo y encontrar caminos de lucha hacia la igualdad real entre hombres y mujeres. Hemos dado pasos gigantes en tres siglos y ahora toca dar uno clave, porque en este paso se libra la principal batalla para que las mujeres podamos ser individuos y sujetos de derecho en total igualdad con los hombres: Dejémonos de ser embaucadas y embaucados por dicotomías y eufemismos posmodernos que también proliferan en artículos académicos: Nos rasgamos las vestiduras y hacemos campañas contra la cosificación de las mujeres en anuncios de publicidad o en medios de comunicación pero nos olvidamos de las prostituidas en las calles que ofrecen sus servicios en webs y periódicos y muestran sus cuerpos como meros objetos y mercancías.

Tampoco nos escandaliza que la explotación sexual dentro de los prostíbulos sea tan difícil de demostrar y que a diferencia de otras explotaciones laborales, caiga solo sobre la víctima el peso de la denuncia.

El caso de La Manada de los Sanfermines causó un inmenso revuelo social, pero: Y para eso, primero tendremos que sacar a la prostitución del lugar de la excepción patriarcal. Tal vez así podremos empatizar con las miles de víctimas invisibles en España que no tienen la oportunidad de contar su experiencia dentro de los campos de concentración como ha podido hacerlo Amelia Tiganus en Salvados.

Tal vez así podamos arrinconar al sistema prostitucional para que de una vez por todas comience su fin. El camino es largo. Pero, aquí y ahora, bien vale la pena que el movimiento feminista tenga en su agenda política ese objetivo. No sé cómo posicionarme en este debate. Lo he hablado con amigas, alguna muy cercana al problema, pero no he conseguido aclararme a este respecto conmigo mismo.

Porque muchas de las situaciones lamentables que denuncia con una regulación real serían evitables. También planteaba que la mujer "nació siempre purísima y angelical, y fue desviada de sus instintos naturales que la llevan a la maternidad y al cuidado de la prole, por la sensualidad y la ignorancia".

Las palabras de Lanteri alborotaron el cónclave. Si bien logró el apoyo de la mayoría, se oyeron algunas voces de disenso. Había que definir si se aceptaba o no su propuesta: Es preciso condenar enérgicamente este mal" , respondieron varias congresales casi al unísono.

La votación fue 32 a 14 a favor de la condena. El feminismo en Argentina, al igual que en todo el mundo, arrastra hasta el día de hoy un debate irresuelto que divide al movimiento: Existen al menos cuatro modelos normativos en discusión, dentro del feminismo y fuera de él: Al interior del feminismo, la cuestión genera fuertes tensiones.

Consideran a la prostitución un trabajo y, como tal, exigen que sea alcanzado por la legislación laboral, con derechos y obligaciones para quienes lo ejercen. Infobae dialogó con dos de sus referentes. Es una activista por los derechos de las mujeres, en especial, de las prostitutas.

María Riot su nombre real es Florencia tiene 25 años. Es vegana, animalista, actriz porno y trabajadora sexual desde los Georgina trabaja en la calle, María no. Georgina se inició primero en el trabajo sexual y luego en el feminismo.

Tienen muy en claro lo que son y lo dicen con orgullo: La necesidad de conseguir una remuneración económica y mejorar así nuestra calidad de vida. Si se piensa que el trabajo sexual no puede ser reconocido como trabajo porque se llega por una necesidad, y que por eso hay que abolirlo, entonces hay que abolir el sistema.

Una opta dentro de las pocas posibilidades que tiene. En mi caso, ser niñera no me gustó porque no tengo paciencia con los chicos. Como empleada administrativa me sentí super explotada, muy mal paga.

A los 21 años me costaba mucho conseguir empleo o los sueldos eran muy bajos, siempre en negro. Soy de General Rodríguez y nunca podía alquilar en Capital, me costaba mucho estudiar y trabajar a la vez. Viajaba muchísimo y mal. Tampoco tenía la posibilidad de que mis padres me paguen un departamento, como le ocurría a algunas compañeras.

Busqué otra salida para mi vida y el trabajo sexual no era algo que veía de mala manera sino todo lo contrario. Las abolicionistas dicen que hay un abuso de poder del cliente hacia nosotras. No nos gusta que nos pongan en ese lugar de mujeres tontas, que no sabemos decidir qué precio ponerle a nuestra sexualidad y que el hombre viene y hace lo que quiere. Los límites los ponemos nosotras. Obviamente hay situaciones de violencia que como movimiento de trabajadoras sexuales estamos reflejando todo el tiempo.

Pero a la inversa de lo que el abolicionismo plantea sobre la prostitución como violencia hacia nuestros cuerpos, para nosotras la violencia que sufrimos viene de parte del Estado. Para el abolicionismo, toda transacción de dinero por sexo es violenta. Solo se puede vivir la prostitución como víctima. Entonces cuando aparecemos nosotras como trabajadoras sexuales que decidimos serlo y exigimos derechos, buscan invisibilizar nuestras voces. Todas tienen que ser escuchadas. El Estado argentino entiende que todo es trata, desligitimando nuestros testimonios, creyendo que es producto de un discurso que nos dijo nuestro patrón que tenemos que decir para cuidar su negocio.

De todos los países estudiados, sólo Italia tuvo una proporción de trabajadores emigrantes en nivel comparable. El 30 de noviembre de , una mujer de Paraguay, 34 años, fue arrestada en Cuenca, trabajando en un burdel con su hija.

Una manifestación se realizó para noviembre 6, en Madrid, y se emitió un comunicado sobre sus demandas. Goya — frecuentemente comentó sobre la prostitución en la alta sociedad española de la época, satirizando el papel de la iglesia, que actuaba en beneficio propios. En literatura, Cervantes habla de la prostitución en Don Quijote , y el tema se encuentra por todas partes en la literatura española de los siglos XIX y XX.

Rius, de moral distraída Comanegra, Barcelona De Wikipedia, la enciclopedia libre. Consultado el 5 de diciembre de Archivado desde el original el 16 de octubre de Consultado el 16 de septiembre de Archivado desde el original el 15 de marzo de

prostitución legal o ilegal noticias feministas Dejó de trabajar como acompañante, ya no consumía drogas y encontró un novio serio. El consumo de prostitución es una explotación inconcebible, pero allí sigue. En Holanda es legal, por tanto, allí es una elección del trabajador y del cliente. Esta visión desafía al feminismo tradicional, que considera puta años putas milanuncios industria del comercio sexual como una desagradable fuente de inequidad sexual. Aunque en la India es ilegal ser dueño de un burdel o vender sexo en la calle, la prostitución a puerta cerrada no va contra la ley. Las personas que son obligadas a ejercer la prostitución -los proxenetas existen- si que son unas víctimas, las que la ejercen voluntariamente no. La verdad que eso fue toda una política de comunicación del anterior gobierno de intentar generar conciencia, que algunos prostitución legal o ilegal noticias feministas lo utilizaron para intentar penalizar al cliente de prostitución.

0 thoughts on “Prostitución legal o ilegal noticias feministas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *