Prostitutas fondo prostitutas la celestina

prostitutas fondo prostitutas la celestina

Echa en culpa al alcalde, que ha ordenado la ejecución de sus servidores, haberle colocado en tan desairada posición, y le recrimina por su proceder, mas no porque haya olvidado, al actuar de ese modo, la condición de, caballero del amo a quien los condenados servían, sino por haber sido ingrato a los favores económicos que debía a su padre. Sin embargo, Calixto reacciona muy pronto, dando prueba de lo poco que ha calado en él el sentimiento de las obligaciones que le impone su condición de señor.

También Pleberio y Celestina, cada uno por su parte, muestran reacciones semejantes. Aunque esto lo haya conseguido Rojas con recursos literarios magistrales, no hay que ver en ese aspecto solamente un problema de técnica de escritor. Se trata de toda una nueva manera empleada en la captación de la realidad humana, considerando que esta se da siempre en un hic et nunc , y que cuando se quiere reflejar aquella en una obra literaria es necesario recogerla inserta en esas circunstancias, al modo como un arbusto, para conservarlo vivo, se transplanta con su cepellón.

Con esto, es decir, con ese nuevo arte de captar lo real humano, ha dicho María Rosa Lida, se busca presentar al personaje en su intimidad Ahora bien, la intimidad de la vida personal, que nada tiene que ver, claro es, con la interioridad del alma, constituye típicamente un producto burgués. Estrechamente ligado a ello va el aspecto literario que la obra ofrece y que representa una efectiva novedad. Todo ello puede ser indiscutible y la erudición incomparable de la señora Lida de Malkiel se emplea a fondo para demostrarlo.

Tendremos que admitir que La Celestina corresponde a la tradición teatral, que toma de ella sus elementos y que el autor quiso hacer sinceramente una comedia o tragicomedia.

Ese aspecto novelístico hay que atribuirlo a la cultura social de que la obra surge, cuyos supuestos el autor supo elaborar originalmente en esa nueva forma literaria. Es necesario rebajar mucho la opinión tradicional que insiste sobre la poca aptitud de los españoles para el comercio. Los hechos prueban lo contrario. En el auge económico del siglo XV tuvo un papel fundamental el comercio marítimo externo En Italia, la relación de Sevilla y Génova es intensa, y, desde mediados del XV, con motivo de la hostilidad entre Barcelona y Génova, los barcos castellanos tienen una gran actividad que se extiende también a Marsella Un nuevo sentimiento de riqueza que ha sido estudiado por Fanfani, principalmente sobre fuentes italianas, pero que se extiende a toda la Europa occidental 70 mueve, y aun conmueve, el mundo social de La Celestina.

Lo reconocía también, por su parte, el poeta Ausias March:. No querría bienes mal ganados. La inversión de los términos, en el plano del espíritu burgués precapitalista, es clara.

Desde que, en el declinar del Medievo, una nueva mentalidad se anuncia, el fin de enriquecimiento es la ley y toda consideración moral, si no se pierde -en ninguna ocasión, desde luego-, pasa a segundo plano. Vives formulaba así tal estado de espíritu: Pleberio no dice que con honra se hizo rico, sino que, con sus holgados medios, adquirió honras. Sempronio, con cínico despego, declara que no le mueve ni le importa nada el remedio de su amo, sino salir él de pobreza.

La buena y holgada casa en que se alberga la vida personal, íntima, es el símbolo del bienestar económico -luego volveremos a encontrarnos con otra declaración semejante.

Ahora tenemos que observar que ese lucro o provecho, generalmente, en el complejo de relaciones sociales de La Celestina , se contabiliza en dinero. Y en el Rimado de Palacio , el canciller López de Ayala tiene frases semejantes.

Hay incluso testimonios que pueden tenerse por anteriores Pero una cosa es la mera expresión literaria sobre este tópico acerca del poder de la riqueza y otra muy distinta comprobar en qué manera y con qué amplitud los medios de pago de tipo dinerario se han introducido en la vida social. Es de interés tomar en consideración el alto grado de desarrollo de la economía dineraria que se puede apreciar y aun medir en La Celestina -se nota también en esto, claramente, una diferencia de fase, respecto al Libro de Buen Amor.

El dinero es lo que se busca, es lo que se emplea en las relaciones de dar y tomar, es lo que funciona como medida para valorar bienes. El dinero es tan familiar que sus propiedades sirven, metafóricamente, de término de comparación.

Lo que Calixto le da, las mercedes que le concede o promete, Celestina las reduce a dinero: Y esto ocasionó una mecanización de las relaciones y, en consecuencia, un distanciamiento recíproco de los individuos -lo cual, en definitiva, engendraba libertad-.

Tener en cuenta esta circunstancia es decisivo para comprender el complejo de relaciones sociales en el mundo de La Celestina. Pasemos ahora a contemplar un nuevo aspecto del mismo, en estrecha conexión con los anteriores. El medio característico de la burguesía, en el que la economía dineraria se desarrolla, era la ciudad, como es bien sabido.

En plena conformidad con lo que en ella venimos encontrando, La Celestina es un típico, inconfundible producto de la cultura ciudadana. Lo es la Tragicomedia de Rojas, en cuanto obra literaria, y lo son los personajes que en ella pululan. Claro que el porcentaje de población campesina siguió siendo mucho mayor, aunque se iniciaron señales de despoblación en algunas partes. Lo interesante es que las ciudades son las que aumentan. Así, por lo menos, eran vistas muchas de nuestras ciudades -y esto es lo que para nosotros cuenta ahora.

De ninguna de ellas, ciertamente, cabe buscar la imagen concreta en La Celestina. Con mucha agudeza creemos que ha dejado resuelta la dificultad María Rosa Lida: Al inventar una ciudad, como Rojas lo hace, tipifica fielmente el medio ambiente en que el mundo de sus personajes vive y redondea la significación histórico-social de su obra. Hemos visto el papel que las riquezas y el lujo tienen en la crisis social del XV y en la formación de la clase ociosa, a cuyo tipo responden los personajes de La Celestina.

En las formas de ecología social, la ciudad es el medio del deleite, del gasto superfluo, de la comunicación, de la ostentación. Esa actitud de ostentación, en la casa responde a los caracteres de la cultura urbana y al puesto que la mujer asume en la misma. El papel que el lujo de la mujer tuvo, durante los primeros siglos modernos, en el desarrollo del capitalismo, fue señalado por Sombart Ello pone de relieve un factor que es interesante tener en cuenta: Iniciativa y lujo de la mujer que traen ese nuevo gusto de la época por la mansión ciudadana.

Los grandes ricos de la nobleza antigua viven en el campo, en ambientes rurales: En La Celestina , todos los personajes que intervienen en la acción son tipos urbanos. Sus costumbres, sus relaciones, sus conversaciones, su callejeo, son propios de la vida de ciudad. Todos los oficios de la gente que en la obra aparecen son oficios ciudadanos. Y, de acuerdo con esta caracterización urbana del mundo de La Celestina , observemos que sus personajes viven su tiempo, medido y regulado por el reloj.

Quiero decir que el reloj es el instrumento de que se sirven para medir y ordenar su tiempo. Son numerosas las referencias al reloj que se encuentran en el texto de la Tragicomedia: En los siglos XIV y XV, se instalan relojes comunales en las ciudades de los que algunos todavía subsisten, y en aparece el reloj de bolsillo. Pero fijémonos en el tipo principal. Celestina se presenta a sí misma: Casa, nombre personal, decoro social, intercomunicación de los vecinos, ciudad: Es, con ello, exactamente, el tipo de hechicera del Renacimiento frente a la bruja de otras épocas.

Sombart ha demostrado cómo, siendo la ciudad el lugar ideal para la circulación del dinero, lo es también para el desarrollo de los placeres. Placer y dinero van juntos, son los términos de comparación con los que se relaciona el anhelo de felicidad que la clase ociosa en los medios ciudadanos persigue.

El proceso de mundanización en el Renacimiento va ligado a ello. Placer sensual y gusto por la vida dependen de ese proceso que tan agudamente se da en el ambiente innovador de los ciudadanos. Ya sabemos que por razón de su riqueza el señor ha de quedar exento de ocupación económica. No digamos que esta viene determinada fijamente por tal situación, pero sí influida, condicionada, de manera que de ella dependen los cambios en sus criterios morales y los trastornos en la sociedad de la que forma parte, cambios y trastornos que la opinión tradicional considera como grave desorden.

Es un fenómeno de contagio que se produce en todo grupo social. Los sociólogos han tendido a interpretarlo como causado por una relación de imitación, de mimetismo. En cualquier caso se presenta como un hecho positivo en toda sociedad humana, hecho con el cual hay que contar.

Con Simmel dijimos también al empezar que, en todo nexo de mando y obediencia, en general, y, por consiguiente, en toda relación de amo-criado, se dan dos partes, las cuales son siempre activas, aunque lo sean desigualmente. Hemos de partir del fenómeno, estudiado también por Veblen, de la constitución de una clase ociosa que, llamaremos derivada o de segundo grado, integrada por los servidores de los individuos de la clase ociosa principal.

Lo cierto es que, ante el disparatado crecimiento de la masa de individuos de la clase subalterna ociosa, desde mediados del siglo XVI se levantarían fuertes clamores. Si estos servidores son buenos, de excelente calidad, bien instruidos, en la medida en que conseguir tenerlos al servicio propio supone un esfuerzo y un gasto mayor, cumplen mejor el fin de ostentación que con ellos se busca. Con ello coincide el mayor respeto con que todos hablan de la persona de Pleberio y de su casa Originariamente, el criado no era un servidor contratado, sino un miembro de la casa, ligado personalmente a ella, con lazo de deberes morales entre él y el amo, lazo que unía también entre sí a todos los miembros de la familia como amplia sociedad doméstica.

También en Sempronio, aunque tan sólo en un primer momento, se manifiesta una actitud semejante, en virtud de la cual se siente obligado a sermonear a su joven señor.

En la literatura celestinesca tan por debajo en todos los aspectos -y muy especialmente en su significación histórica- del nivel del prototipo, cuyo problema humano no se capta , vemos que los criados, de ordinario, se mantienen dentro de un cuadro tradicional de fidelidad. Sólo los criados de la Tercera Celestina se aproximan a los de su prototipo.

También en esto, desde el punto de vista de lo que pueda ser la reacción psicológica de un personaje, resulta el hilo construido por Rojas perfectamente claro. También al despedirse en otro momento de Calixto tiene unas frases de agria malquerencia hacia su amo, nacidas del rencor que le guarda por el envilecimiento que su desorden echa sobre todos y porque se le han venido abajo las razones en que se basaba su aceptación del sistema social de respeto al señor en que había vivido.

Y como, aunque esta relación sea bilateral y activa por ambas partes, es al grupo de los poderosos al que ha correspondido la iniciativa y la influencia determinante sobre el conjunto, resulta perfectamente atinado en La Celestina que el desarreglo de Calixto sea el que motive el drama de todos los personajes.

Y al quedar al desnudo, en su puro contenido económico, esa relación, perdiendo el complejo tradicional de deberes y obligaciones recíprocas que llevaba consigo, queda al descubierto también entre amo y criado la inferioridad de clase del segundo, irritante para este, porque apetece, lo mismo que su amo, la riqueza, y no encuentra motivos -aquellos motivos guerreros de la antigua sociedad para que otros la monopolicen.

En una sociedad feudal o de tipo puramente tradicional, no se comprendería hablar mal de los criados en tanto que grupo o clase. En cambio, empezamos a encontrar testimonios de ese tipo desde la época en que se incuba La Celestina y llegan hasta nuestros días.

No obstante, al morir Celestina, se siente sola y acabada, y probablemente eso le lleva a querer vengarse junto con su prima de este hecho. Aparte de la relación de criados, también mantiene una relación de amisatd. La relación entre estos tres personajes es una relación familiar fría y distante. Melibea, no confía en sus padres y les esconde su amorosa aventura con Calisto. También, aparte de ser una buena amiga para Melibea, Lucrecia es una pieza clave para los encuentros nocturnos de la pareja.

Le acompaña a todo lo que el protagonista necesita y le hace de amigo. Sempronio intenta sacarle dinero a través de los negocios con Celestina, aunque mientras tanto él hace ver que le es fiel a su amo. No solo eso, también le hace de amigo y compañero en varios momentos. Aparentan estar unidas y tener buena relación, pero como con varios personajes su relación es de falsedad.

A diferencia de la otra, ella vive en su propia casa. Los dos, locamente enamorados, se ven cada noche hasta el día de su muerte. ES Una de las prostitutas de Celestina, quién vive y trabaja con ella. Es una de las dos prostitutas de Celestina, More presentations by Maria rivas Sanchez Untitled Prezi.

Creating downloadable prezi, be patient. Delete comment or cancel. Cancel Reply 0 characters used from the allowed.

Allí envejece, allí se cambia por tercera vez el nombre a Vellida, allí se jubila —o se retrata—, y allí le sorprende el saqueo de Roma, del que afortunadamente logra escapar. El realismo de la Lozana es innegable.

Pero el libro no es solo un retrato realista; recordemos el triple significado del título. Es también una firme defensa de la prostitución, y una exigencia de sus derechos como trabajadoras.

Y a quien se ría de esta reivindicación, la vieja Lozana le hace una advertencia: El oficio de alcahueta, termina diciendo Lozana, sólo debe ejercerlo una profesional.

Lo deforme, dice San Agustín, sirve para enaltecer la nobleza. Francisco Delicado, como San Agustín y como Don Quijote, considera que el orden natural debe incluir también ese aparente desorden que es la alcahuetería y la prostitución. Y la pornografía, añadiríamos nosotros. Delicado creía en la vieja idea de un orden natural armónico e integrador que contiene lo positivo y lo negativo.

Prostitutas fondo prostitutas la celestina -

Son los honores sociales que el rico burgués compra con su dinero, introduciéndose en formas de tipo nobiliario, por la nueva vía de la riqueza. Prostitutas en elda xx putas esto no es todo. Se aprobecha de Sosia, de su pareja Centurio Pero no menos cierto es también que su predominio, desde el primer momento, nunca llegó a ser aceptado con el general acatamiento de que habían gozado otros grupos antiguamente privilegiados.

: Prostitutas fondo prostitutas la celestina

Prostitutas fondo prostitutas la celestina Videos porno de prostitutas reales dar clases particulares a domicilio
ACTRICES PORNO ESPAÑOLAS Y PROSTITUTAS PROSTITUTAS PUNTA CANA Sexo putas sexo videos prostitutas
Prostitutas fondo prostitutas la celestina Benzema prostitutas prostitutas en legazpi

Present to your audience. Invited audience members will follow you as you navigate and present People invited to a presentation do not need a Prezi account This link expires 10 minutes after you close the presentation A maximum of 30 users can follow your presentation Learn more about this feature in our knowledge base article.

Please log in to add your comment. See more popular or the latest prezis. Constrain to simple back and forward steps. Copy code to clipboard. Add a personal note: Houston, we have a problem! Send the link below via email or IM Copy. Present to your audience Start remote presentation. Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again. Comments 0 Please log in to add your comment. Personajes principales y secundarios 2. Relaciones entre los personajes 3. Su amada es Elicia. Finalmente, Sempronio muere degollado en la plaza del pueblo. También conoce remedios relacionados con las plantas y en su casa tiene a pupilas ejerciendo de prostitutas. Es una persona discreta, honesta y vírgen. Físicamente es hermosa, rubia con una larga y rizada cabellera, tiene los ojos verdes, de nariz mediana y boca pequeña.

Pero, finalmente, acabamos con una joven enamorada y obsesionada por Calisto y por descubrir cosas nuevas. Ocioso, y con pocas obligaciones. Su figura es de un perfecto amante cortés. Primero, sus intenciones son en vano pero, poco a poco Melibea acaba cediendo a su encanto, también gracias a las ayudas Celestina. Muere al poner el pie en el vacío cuando baja por las escaleras. Se aprobecha de Sosia, de su pareja Centurio Para terminar nuestra interpretación, tengamos en cuenta que de todo ello habla Pleberio en una imprecación a la fortuna, a la que ha llamado administradora de los bienes materiales: Tal es el proceso de ennoblecimiento del burgués rico, conforme al tipo a que pertenece Pleberio, el cual ejerció en años anteriores el comercio por mar.

Así lo había sostenido Cicerón 47 y así se pensaba y se practicaba en la Europa del Renacimiento. Se trata de una traducción casi literal de Cicerón A fines del mismo siglo, todavía expone la tesis, como criterio general y con plena aceptación, López Pinciano En el pasaje de su De Officiis que acabamos de recordar, Cicerón hace un comentario interesante: Pues bien, la doble referencia a los navíos y a sus grandes heredamientos, en las palabras de Pleberio, coincide con ese esquema.

Apenas si se encuentra una sola mención de parientes y amigos, muy lejana y débil, en comparación con el modo que pudiera tener de considerar la parentela un joven de antiguo linaje distinguido.

Se entretiene en deportes de contenido caballeresco subsidiario, sin otra excepción que la caza, de modo que no hay la menor alusión militar en torno a él. Llama la atención la poquísima familiaridad que todos, en torno a Calixto, tienen con las armas, lo extraño que se les hace a los seguidores de este joven amo ir armados.

A nadie, al recomendarle huya de los peligros del amor, se le ocurre proponerle se entregue a empresas guerreras. Sus servidores son de poca calidad o improvisados -como ese mozo de espuelas que tiene que hacer las veces de criado personal. No hay mención de posibles propiedades señoriales, y en cambio hay una referencia curiosa: En todo caso, en la intendencia del rico tradicional y poderoso se compra en grueso y no con repetida frecuencia.

Una economía de gran señor seguía siendo una economía tradicional o de subsistencia, una oeconomía , basada en la autonomía doméstica de provisión, ajena al mercado urbano y a su crematística En los ricos de reciente elevación se dan faltas sociales con frecuencia.

Es el caso de los ricos recientes, en su alto nivel social. En ese género celestinesco, verdadera ola de literatura obscena que tanto se difunde en España en las primeras décadas del XVI, se mantiene tal característica No hay necesidad de acudir a motivaciones étnicas en Rojas para explicarse datos de esta naturaleza ni tendría sentido; basta con ver una situación de la época. Echa en culpa al alcalde, que ha ordenado la ejecución de sus servidores, haberle colocado en tan desairada posición, y le recrimina por su proceder, mas no porque haya olvidado, al actuar de ese modo, la condición de, caballero del amo a quien los condenados servían, sino por haber sido ingrato a los favores económicos que debía a su padre.

Sin embargo, Calixto reacciona muy pronto, dando prueba de lo poco que ha calado en él el sentimiento de las obligaciones que le impone su condición de señor. También Pleberio y Celestina, cada uno por su parte, muestran reacciones semejantes. Aunque esto lo haya conseguido Rojas con recursos literarios magistrales, no hay que ver en ese aspecto solamente un problema de técnica de escritor. Se trata de toda una nueva manera empleada en la captación de la realidad humana, considerando que esta se da siempre en un hic et nunc , y que cuando se quiere reflejar aquella en una obra literaria es necesario recogerla inserta en esas circunstancias, al modo como un arbusto, para conservarlo vivo, se transplanta con su cepellón.

Con esto, es decir, con ese nuevo arte de captar lo real humano, ha dicho María Rosa Lida, se busca presentar al personaje en su intimidad Ahora bien, la intimidad de la vida personal, que nada tiene que ver, claro es, con la interioridad del alma, constituye típicamente un producto burgués. Estrechamente ligado a ello va el aspecto literario que la obra ofrece y que representa una efectiva novedad.

Todo ello puede ser indiscutible y la erudición incomparable de la señora Lida de Malkiel se emplea a fondo para demostrarlo. Tendremos que admitir que La Celestina corresponde a la tradición teatral, que toma de ella sus elementos y que el autor quiso hacer sinceramente una comedia o tragicomedia.

Ese aspecto novelístico hay que atribuirlo a la cultura social de que la obra surge, cuyos supuestos el autor supo elaborar originalmente en esa nueva forma literaria. Es necesario rebajar mucho la opinión tradicional que insiste sobre la poca aptitud de los españoles para el comercio. Los hechos prueban lo contrario. En el auge económico del siglo XV tuvo un papel fundamental el comercio marítimo externo En Italia, la relación de Sevilla y Génova es intensa, y, desde mediados del XV, con motivo de la hostilidad entre Barcelona y Génova, los barcos castellanos tienen una gran actividad que se extiende también a Marsella Un nuevo sentimiento de riqueza que ha sido estudiado por Fanfani, principalmente sobre fuentes italianas, pero que se extiende a toda la Europa occidental 70 mueve, y aun conmueve, el mundo social de La Celestina.

Lo reconocía también, por su parte, el poeta Ausias March:. No querría bienes mal ganados. La inversión de los términos, en el plano del espíritu burgués precapitalista, es clara. Desde que, en el declinar del Medievo, una nueva mentalidad se anuncia, el fin de enriquecimiento es la ley y toda consideración moral, si no se pierde -en ninguna ocasión, desde luego-, pasa a segundo plano. Vives formulaba así tal estado de espíritu: Pleberio no dice que con honra se hizo rico, sino que, con sus holgados medios, adquirió honras.

Sempronio, con cínico despego, declara que no le mueve ni le importa nada el remedio de su amo, sino salir él de pobreza. La buena y holgada casa en que se alberga la vida personal, íntima, es el símbolo del bienestar económico -luego volveremos a encontrarnos con otra declaración semejante.

Ahora tenemos que observar que ese lucro o provecho, generalmente, en el complejo de relaciones sociales de La Celestina , se contabiliza en dinero. Y en el Rimado de Palacio , el canciller López de Ayala tiene frases semejantes. Hay incluso testimonios que pueden tenerse por anteriores Pero una cosa es la mera expresión literaria sobre este tópico acerca del poder de la riqueza y otra muy distinta comprobar en qué manera y con qué amplitud los medios de pago de tipo dinerario se han introducido en la vida social.

Es de interés tomar en consideración el alto grado de desarrollo de la economía dineraria que se puede apreciar y aun medir en La Celestina -se nota también en esto, claramente, una diferencia de fase, respecto al Libro de Buen Amor.

El dinero es lo que se busca, es lo que se emplea en las relaciones de dar y tomar, es lo que funciona como medida para valorar bienes. El dinero es tan familiar que sus propiedades sirven, metafóricamente, de término de comparación.

Lo que Calixto le da, las mercedes que le concede o promete, Celestina las reduce a dinero: Y esto ocasionó una mecanización de las relaciones y, en consecuencia, un distanciamiento recíproco de los individuos -lo cual, en definitiva, engendraba libertad-. Tener en cuenta esta circunstancia es decisivo para comprender el complejo de relaciones sociales en el mundo de La Celestina.

Pasemos ahora a contemplar un nuevo aspecto del mismo, en estrecha conexión con los anteriores. El medio característico de la burguesía, en el que la economía dineraria se desarrolla, era la ciudad, como es bien sabido. En plena conformidad con lo que en ella venimos encontrando, La Celestina es un típico, inconfundible producto de la cultura ciudadana. Lo es la Tragicomedia de Rojas, en cuanto obra literaria, y lo son los personajes que en ella pululan.

Claro que el porcentaje de población campesina siguió siendo mucho mayor, aunque se iniciaron señales de despoblación en algunas partes. Lo interesante es que las ciudades son las que aumentan. Así, por lo menos, eran vistas muchas de nuestras ciudades -y esto es lo que para nosotros cuenta ahora. De ninguna de ellas, ciertamente, cabe buscar la imagen concreta en La Celestina.

Con mucha agudeza creemos que ha dejado resuelta la dificultad María Rosa Lida: Al inventar una ciudad, como Rojas lo hace, tipifica fielmente el medio ambiente en que el mundo de sus personajes vive y redondea la significación histórico-social de su obra.

Hemos visto el papel que las riquezas y el lujo tienen en la crisis social del XV y en la formación de la clase ociosa, a cuyo tipo responden los personajes de La Celestina. En las formas de ecología social, la ciudad es el medio del deleite, del gasto superfluo, de la comunicación, de la ostentación. Esa actitud de ostentación, en la casa responde a los caracteres de la cultura urbana y al puesto que la mujer asume en la misma. El papel que el lujo de la mujer tuvo, durante los primeros siglos modernos, en el desarrollo del capitalismo, fue señalado por Sombart Ello pone de relieve un factor que es interesante tener en cuenta: Iniciativa y lujo de la mujer que traen ese nuevo gusto de la época por la mansión ciudadana.

Los grandes ricos de la nobleza antigua viven en el campo, en ambientes rurales: En La Celestina , todos los personajes que intervienen en la acción son tipos urbanos. Sus costumbres, sus relaciones, sus conversaciones, su callejeo, son propios de la vida de ciudad. Todos los oficios de la gente que en la obra aparecen son oficios ciudadanos.

Y, de acuerdo con esta caracterización urbana del mundo de La Celestina , observemos que sus personajes viven su tiempo, medido y regulado por el reloj. Quiero decir que el reloj es el instrumento de que se sirven para medir y ordenar su tiempo. Son numerosas las referencias al reloj que se encuentran en el texto de la Tragicomedia: En los siglos XIV y XV, se instalan relojes comunales en las ciudades de los que algunos todavía subsisten, y en aparece el reloj de bolsillo.

Pero fijémonos en el tipo principal. Celestina se presenta a sí misma: Casa, nombre personal, decoro social, intercomunicación de los vecinos, ciudad: Es, con ello, exactamente, el tipo de hechicera del Renacimiento frente a la bruja de otras épocas.

Sombart ha demostrado cómo, siendo la ciudad el lugar ideal para la circulación del dinero, lo es también para el desarrollo de los placeres. Placer y dinero van juntos, son los términos de comparación con los que se relaciona el anhelo de felicidad que la clase ociosa en los medios ciudadanos persigue.

El proceso de mundanización en el Renacimiento va ligado a ello. Placer sensual y gusto por la vida dependen de ese proceso que tan agudamente se da en el ambiente innovador de los ciudadanos. Ya sabemos que por razón de su riqueza el señor ha de quedar exento de ocupación económica. No digamos que esta viene determinada fijamente por tal situación, pero sí influida, condicionada, de manera que de ella dependen los cambios en sus criterios morales y los trastornos en la sociedad de la que forma parte, cambios y trastornos que la opinión tradicional considera como grave desorden.

Es un fenómeno de contagio que se produce en todo grupo social. Los sociólogos han tendido a interpretarlo como causado por una relación de imitación, de mimetismo.

En cualquier caso se presenta como un hecho positivo en toda sociedad humana, hecho con el cual hay que contar. Con Simmel dijimos también al empezar que, en todo nexo de mando y obediencia, en general, y, por consiguiente, en toda relación de amo-criado, se dan dos partes, las cuales son siempre activas, aunque lo sean desigualmente.

Hemos de partir del fenómeno, estudiado también por Veblen, de la constitución de una clase ociosa que, llamaremos derivada o de segundo grado, integrada por los servidores de los individuos de la clase ociosa principal. Lo cierto es que, ante el disparatado crecimiento de la masa de individuos de la clase subalterna ociosa, desde mediados del siglo XVI se levantarían fuertes clamores. Si estos servidores son buenos, de excelente calidad, bien instruidos, en la medida en que conseguir tenerlos al servicio propio supone un esfuerzo y un gasto mayor, cumplen mejor el fin de ostentación que con ellos se busca.

Con ello coincide el mayor respeto con que todos hablan de la persona de Pleberio y de su casa Originariamente, el criado no era un servidor contratado, sino un miembro de la casa, ligado personalmente a ella, con lazo de deberes morales entre él y el amo, lazo que unía también entre sí a todos los miembros de la familia como amplia sociedad doméstica.

También en Sempronio, aunque tan sólo en un primer momento, se manifiesta una actitud semejante, en virtud de la cual se siente obligado a sermonear a su joven señor. En la literatura celestinesca tan por debajo en todos los aspectos -y muy especialmente en su significación histórica- del nivel del prototipo, cuyo problema humano no se capta , vemos que los criados, de ordinario, se mantienen dentro de un cuadro tradicional de fidelidad.

Sólo los criados de la Tercera Celestina se aproximan a los de su prototipo. También en esto, desde el punto de vista de lo que pueda ser la reacción psicológica de un personaje, resulta el hilo construido por Rojas perfectamente claro. También al despedirse en otro momento de Calixto tiene unas frases de agria malquerencia hacia su amo, nacidas del rencor que le guarda por el envilecimiento que su desorden echa sobre todos y porque se le han venido abajo las razones en que se basaba su aceptación del sistema social de respeto al señor en que había vivido.

Y como, aunque esta relación sea bilateral y activa por ambas partes, es al grupo de los poderosos al que ha correspondido la iniciativa y la influencia determinante sobre el conjunto, resulta perfectamente atinado en La Celestina que el desarreglo de Calixto sea el que motive el drama de todos los personajes.

Y al quedar al desnudo, en su puro contenido económico, esa relación, perdiendo el complejo tradicional de deberes y obligaciones recíprocas que llevaba consigo, queda al descubierto también entre amo y criado la inferioridad de clase del segundo, irritante para este, porque apetece, lo mismo que su amo, la riqueza, y no encuentra motivos -aquellos motivos guerreros de la antigua sociedad para que otros la monopolicen.

En una sociedad feudal o de tipo puramente tradicional, no se comprendería hablar mal de los criados en tanto que grupo o clase. En cambio, empezamos a encontrar testimonios de ese tipo desde la época en que se incuba La Celestina y llegan hasta nuestros días. En los mismos años de La Celestina , Gabriel Alonso de Herrera habla asimismo del tema y carga sobre la condición de los trabajadores asalariados el escaso y mal rendimiento en el servicio: Y testimonios de esta naturaleza se repiten hasta hacerse tópicos, en la forma que nos da a conocer -como era de esperar- Calderón, cuando en A secreto agravio, secreta venganza , le vemos denostar a los criados, respondiendo a la estimación de su tiempo,.

En esos versos a que aludimos, el criado le dice francamente a su amo:. Hay un pasaje, ferozmente agrio, en La Celestina , donde se nos revela el claro sentimiento de esta situación. Son todo un documento social. Pero no menos cierto es también que su predominio, desde el primer momento, nunca llegó a ser aceptado con el general acatamiento de que habían gozado otros grupos antiguamente privilegiados. Del noble tradicional no se discutía por moralistas y satíricos, en la Edad Media, su puesto social, sino sus cualidades personales, su mejor o peor cumplimiento, individualmente, de sus deberes.

De los ricos modernos, en cambio, no se discuten tanto las virtudes o vicios que personalmente puedan tener, como su posición predominante en la sociedad. Y como el estado social que se contempla se juzga basado en este irritante privilegio, la crítica de las nuevas formas sociales toma un tono particularmente acre: El régimen social de predominio de los detentadores de la riqueza fue discutido en su mismo origen y por las mismas fuerzas en cuyo desarrollo aquél se apoyaba.

Por lo menos, aunque por tradición se finja que permanecen y aunque aparezcan bajo formas cuasifamiliares, no es así en la conciencia de esos nuevos servidores, como tampoco en la de sus amos, atendiendo a cómo unos y otros se comportan de hecho. La obtención de este -y, a ser posible, la del mayor provecho económico que encuentren a su alcance- es el móvil del servicio.

Prima en ello la finalidad económica, y, por tanto, es siempre un servicio calculado, medido. Sempronio, ante el temor de que los amores de Calixto le ocasionen perjuicios -en lugar del provecho que espera de acuerdo con sus cómplices-, declara: En La Celestina la huida de los criados cuando hay que luchar, su deliberada abstención del peligro, no es manifestación de una psicología de cobardes, sino resultado de una situación social.

Calixto y Melibea parecen creer, transportados fuera de la realidad por su entrega amorosa, que pueden esperar otro comportamiento por parte de aquellos, pero los supuestos de que parten no justifican otra cosa. Melibea recomienda a Calixto que sea dadivoso con sus sirvientes para premiar su comportamiento.

Pero el problema, en un régimen de trabajo alquilado, a lo moderno, es otro. No hay, en cambio, relación afectiva y personal de los criados al amo, ni tampoco de este a aquellos, como se revela al conocer Calixto la desgracia que sus acompañantes han sufrido. Ni beneficio material, ni relación personal: Ante un mundo de relaciones sociales de este tipo, Celestina no aconseja al joven servidor que procure buscarse un empleo de diferente condición, puesto que todos son semejantes, sino que le recomienda aprovecharse egoístamente y calculadamente del que tiene mientras dure.

Y esto no son palabras astutas de Celestina, sin fundamento real. El comportamiento de Calixto y las reacciones de todo el mundo de los criados en la obra, nos hacen ver que es la base social real de que se parte.

Como la sanguijuela, sacan la sangre, desagradescen, injurian, olvidan servicios, niegan galardón

0 thoughts on “Prostitutas fondo prostitutas la celestina

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *